CONSEJO MEXICANO DE CIENCIAS SOCIALES

Raúl Efrat Rodríguez Salazar

Hablar sobre mis experiencias de todo un año es algo complicado. Con suerte, y muchos cuidados, nadie de mi familia ha fallecido por COVID-19.

Los primeros meses de la pandemia sufrí dos pérdidas importantes, la primera fue una tía mayor de edad que era muy cercana a mí, aunque su partida no fue debido al virus. Al mes siguiente mi perro de 11 años murió debido a una enfermedad y tuvimos que llevarlo a dormir. En este caso la pandemia fue algo positivo, pues estuvimos más tiempo acompañándolo. Esto me ha dolió bastante, pero hasta ahora han sido las muerte más cercanas.

Después de eso solo tuve cosas positivas: un tiempo de vacaciones en casa, aproveché el internet, no solo para juegos de computadora o navegar en el celular, también aprendí a tocar la guitarra, reforcé mis conocimientos para arreglar computadoras y me dediqué a programar juegos en los que no hubo gran avance (lo tomé solo como un hobby).

Durante un tiempo me sentí solo. Tenía amistades en la escuela con quienes hablaba durante las horas de clase, pero no tenía una amistad forjada con ellos como para hablar gran parte del día por chat. Apenas conservaba la mitad de los números de estos amigos y la única persona con quien podía hablar todo el día, que no fuera un familiar, se enojó conmigo y nos distanciamos.

Si algo puedo destacar de la pandemia es que me falta platicar con otras personas. Tengo a mi familia, pero discutimos tres o cuatro veces por semana porque convivimos más tiempo y vemos los defectos de los demás.

Por otra parte, el estudio en línea tiene ventajas y desventajas. Se puede acceder a las lecturas más fácilmente, pero se cansa más la vista. Las clases son estáticas en un solo lugar, puedes hacer otras cosas durante la clase, pero te puedes distraer cuando necesitas poner atención. Tienes la facilidad de la comida casera, pero sacrificas la interacción con los compañeros.

No creo que ser estudiante en la pandemia sea una ventaja ni una desventaja. Hay cosas que no sabíamos que teníamos y ahora extrañamos. Definitivamente estaríamos dispuestos a todo para tenerlas de vuelta.

Te puede interesar

Memorias del VII Congreso Nacional de Ciencias Sociales
Congreso VII
0 veces compartido876 vistas
Congreso VII
0 veces compartido876 vistas

Memorias del VII Congreso Nacional de Ciencias Sociales

comecso - Sep 28, 2021

Esta publicación comprende 16 volúmenes en los que se reúnen los trabajos presentados en el VII Congreso Nacional de Ciencias…

Problemas Actuales de México: Violencia, Seguridad y Justicia
Eventos
0 veces compartido27 vistas
Eventos
0 veces compartido27 vistas

Problemas Actuales de México: Violencia, Seguridad y Justicia

Laura Gutiérrez - Oct 15, 2021

El Instituto de Investigaciones Sociales (UABC), El Instituto de Investigaciones Jurídicas (UNAM), la Estación Noroeste de Investigación y Docencia: Héctor…

En defensa de la ciencia y la autonomía
Noticias
0 veces compartido29 vistas
Noticias
0 veces compartido29 vistas

En defensa de la ciencia y la autonomía

Laura Gutiérrez - Oct 15, 2021

Ciudad de México, 14 de octubre de 2021 EN DEFENSA DE LA CIENCIA Y LA AUTONOMÍA A la opinión pública…

Instantáneas de la pandemia en Cuetzalan
La comunidad y la pandemia
0 veces compartido23 vistas
La comunidad y la pandemia
0 veces compartido23 vistas

Instantáneas de la pandemia en Cuetzalan

comecso - Oct 15, 2021

Javier Hernández Santiago Estas fotografías fueron tomadas en Cuetzalan, en octubre de 2020. Uno de los efectos de la pandemia…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.