CONSEJO MEXICANO DE CIENCIAS SOCIALES

Ciencia en Brasil rumbo al despeñadero

En las últimas décadas, Brasil destacó en América Latina y a nivel mundial por la ciencia producida en el país. Sin embargo, desde 2016, hay una reducción drástica de recursos al sector. Este mes, 84.000 investigadores de distintos niveles están en riesgo de interrumpir sus becas por falta de recursos en la principal agencia de apoyo a la investigación científica del país, el Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq, por su sigla en portugués), vinculado al Ministerio de Ciencia, Tecnología, Innovación y Comunicaciones (MCTIC). Otras 12.000 becas fueron canceladas por la Coordinación de Mejoramiento de Personal de Educación Superior (Capes), agencia del Ministerio de Educación.

SciDev.Net entrevistó a Ildeu de Castro Moreira, presidente de la Sociedad Brasileña para el Progreso de la Ciencia (SBPC), para comprender qué pasa en el país continental de la región y cuáles son las perspectivas para 2020.

Brasil despuntaba en la ciencia latinoamericana en las últimas décadas. Sin embargo, en los últimos meses hemos visto una serie de acciones que ponen en peligro la ciencia del país. ¿Usted puede hacer una síntesis de lo que está sucediendo?

La ciencia brasileña en este nuevo gobierno está pasando por un momento muy crítico. En el gobierno anterior, desde 2016, hubo un recorte en los recursos para la ciencia y la tecnología. El MCTIC dispone aproximadamente de un tercio para inversiones que hace unos años: en 2010 tenía alrededor de 10 mil millones de reales (unos US$ 2,45 mil millones), pasando este año a aproximadamente tres mil millones de reales (US$ 0,75 mil millones). Por ejemplo, la agencia clave para la innovación en Brasil es la Financiadora de Estudios y Proyectos (Finep). Este año debería tener un presupuesto de 5 mil millones de reales (aproximadamente US$ 1,25 mil millones), pero solo se le han dado 600 millones de reales. Además, este año vemos una situación aún más drástica debido a los importantes recortes y amenazas de suspensión de los pagos de becas de la principal agencia de financiación de investigación científica de Brasil, el CNPq, vinculado al MCTIC.

El CNPq actualmente tiene un presupuesto de alrededor de 1,2 mil millones de reales (aproximadamente US$ 0,4 mil millones). Con este monto tiene un déficit de 300 millones de reales (US$ 75 millones) para becas este año. Como resultado, 84.000 becas de investigadores de todos los niveles pueden suspenderse a fines de este mes por falta de fondos. La comunidad científica se movilizó enérgicamente y dirigió un petitorio con casi un millón de firmas al Congreso Nacional solicitando revisar esta situación. Pero parece que no hay sensibilidad o buena voluntad del área económica del gobierno, que continúa bloqueando esta suplementación presupuestaria. Esta es una situación catastrófica. Estamos muy preocupados por esta situación, que se ha vuelto aún más pronunciada en este gobierno, que había prometido reponer recursos para la ciencia y la tecnología.

“Hay un déficit de US$ 75 millones para becas… 84.000 becas de investigadores de todos los niveles pueden suspenderse a fines de este mes por falta de fondos.”
Usted se refirió a la situación del MCTIC. Pero las universidades también contribuyen a la investigación científica brasileña. ¿Cómo es la situación de las universidades brasileñas y cuánto contribuyen a la investigación científica del país?

Gran parte de la investigación científica de Brasil se realiza en universidades públicas federales, estatales y municipales. También hubo una reducción significativa en los recursos para las universidades. El presupuesto de 2019 es más reducido que el del año pasado y además este año tuvo un recorte adicional de aproximadamente 30 por ciento en inversiones para las universidades públicas brasileñas, especialmente las federales.

Y esta disminución de recursos está paralizando a las universidades, que no pueden funcionar debido a problemas como falta de dinero para pagar seguridad e incluso para pagar la electricidad. Entonces, también en las universidades públicas la situación es muy crítica. La agencia de apoyo del Ministerio de Educación, la Coordinación de Mejoramiento de Personal de Educación Superior (Capes), recortó este año 12.000 becas. Además de las universidades, existen otras organizaciones de investigaciones científicas en Brasil, como la Empresa Brasileña de Investigación Agropecuaria (Embrapa) —vinculada al Ministerio de Agricultura, Ganadería y Abastecimiento—, la  Fundación Oswaldo Cruz —vinculada al Ministerio de Salud— y el Instituto Nacional de Metrología, Calidad y Tecnología (Inmetro), vinculado al Ministerio de Economía.

Todas estas instituciones están sufriendo reducciones de recursos. Las fundaciones estatales de apoyo a la investigación están pasando igualmente por una situación complicada.

“Hay universidades que no pueden funcionar, debido a problemas como falta de dinero para pagar seguridad e incluso para pagar la electricidad.”

Sobre el tema ambiental, Brasil ganó espacio en los medios de prensa internacionales con el caso de Ricardo Galvão, director del Instituto Nacional de Investigación Espacial (Inpe), quien fue despedido porque el presidente Jair Bolsonaro consideró que el instituto no debería haber hecho públicos datos sobre la deforestación en la Amazonía y luego con el aumento de Incendios forestales. ¿Qué está pasando?

Dentro del gobierno actual existe una visión fundamentalista, particularmente en los ministerios de educación y del medio ambiente, y también en el gobierno en general —que a veces es expresada por el propio presidente del país—, de una desvalorización de la ciencia, un intento para encubrir datos científicos, observaciones de instituciones importantes porque los datos no son agradables, porque se cree que los datos serían perjudiciales para la imagen del país. Este es el caso del Inpe, que tiene reconocimiento internacional. Pensamos lo contrario: que es muy importante que los datos se coloquen en su realidad, expresando la realidad que están midiendo. Nuestras sociedades científicas han expresado su confianza en el trabajo del Inpe, realizado a lo largo de décadas, y no aceptamos esta descalificación de una institución científica importante, de los datos científicos que produce y del director, que ha mantenido una actitud coherente y digna hacia presiones que sufrió, lo que llevó a su salida.

Sobre el presupuesto para 2020, ¿en qué etapa se encuentra y qué significa para la ciencia brasileña?

El gobierno envió a fines de agosto, como está obligado, la propuesta de la ley de presupuesto del próximo año, 2020. Esto se discute en el Congreso Nacional, en la Comisión Conjunta que involucra a la Cámara de diputados y al Senado. Luego es aprobada en el Congreso en su conjunto, pudiendo sufrir alteraciones. Durante los próximos meses de debate en el Congreso, la comunidad científica ejercerá una gran presión sobre los parlamentarios porque el presupuesto propuesto es catastrófico. Las inversiones en el MCTIC se han reducido aún más.

El CNPq mantuvo fundamentalmente los recursos de este año ya bajos: aumentó 200 millones reales (US$ 50 millones) en becas, pero redujo la financiación de la investigación. Esto significa que los laboratorios no tendrán insumos para trabajar, no tendrán eventos científicos, la publicación en revistas científicas se verá afectada, etc. En Capes, que tuvo en 2019 alrededor de 3 millones de reales (US$ 0,75 millones de dólares), se propone una reducción de casi el 50 por ciento, impactando en programas importantes como la educación básica, la formación de docentes y los programas de posgrado. Y el presupuesto de Capes de 2019 ya era la mitad de lo destinado en años anteriores. Y hay una reducción general de los recursos para la ciencia y la tecnología, también en otras instituciones, como los institutos de investigación del MCTIC y Embrapa.

“Lo que está sucediendo es un desmontaje.”

Los institutos de investigación enfrentan un problema adicional porque no hay recomposición de la fuerza laboral, ya que no hay concursos públicos en muchos de ellos. Además, hay una limitación importante en la ley brasileña: la enmienda constitucional 95, hecha en 2016 y conocida como ‘ley de techo de gastos’, que impide que los recursos del año siguiente sean mayores a los del año anterior, a menos que sea por corrección inflacionaria. Es una situación draconiana que ha estado afectando no solo a la ciencia, la educación y la salud brasileñas, sino a todos los sectores sociales del país, porque congela las inversiones en el país, que se encuentra en un gran momento de crisis.

Para el presupuesto 2020 estamos presionando dentro del Congreso Nacional para revertir este escenario. Queremos demostrar que mantener los recortes propuestos es el suicidio de la nación. Pero no es simple, porque tradicionalmente el gobierno brasileño realiza cambios cosméticos en el presupuesto que proviene del gobierno. Comparando con EEUU, hubo situaciones en las que el presidente Trump intentó reducir el presupuesto para la ciencia y tecnología —creo que en 2018— pero los parlamentarios, a su vez, decidieron rechazar la propuesta y, al contrario, incrementaron el presupuesto para el sector.

¿Hasta qué punto es resistente la ciencia brasileña?

No sabemos. Lo sabremos en los próximos años. En las últimas décadas, hemos creado un sistema de ciencia y tecnología que se extiende por todo el país, con instituciones consolidadas, con investigaciones que han mejorado significativamente, incluidas sus repercusiones internacionales, e involucran a miles de jóvenes. Pero lo que está sucediendo es un desmontaje. La capacidad de recuperación de la ciencia brasileña también dependerá de la capacidad de recuperación de la sociedad brasileña en su conjunto, que también se ve muy afectada por la crisis económica, política y social, con políticas más recientes que están deconstruyendo muchas políticas públicas.

Pero es importante resaltar que ya hay una fuga de cerebros: científicos brasileños reconocidos y jóvenes científicos de diversas áreas se están yendo al extranjero. Y los jóvenes que estudiaban en el extranjero están buscando alternativas para quedarse allí. Tercero, y quizás más grave, es el desánimo que esta imagen trae a los jóvenes. Muchos que irían a carreras de ciencias se desaniman porque se las está desmantelando.

[Texto publicado en SciDevNet]

Te puede interesar

XIX Nordic Political Science Association Congress
Convocatorias
0 veces compartido109 vistas
Convocatorias
0 veces compartido109 vistas

XIX Nordic Political Science Association Congress

Laura Gutiérrez - Oct 14, 2019

The Faculty of Political Science at the University of Iceland hosts the Nordic Political Science Congress 2020 in cooperation with…

Seminario Internacional Desigualdades urbanas
Convocatorias
0 veces compartido1127 vistas
Convocatorias
0 veces compartido1127 vistas

Seminario Internacional Desigualdades urbanas

Laura Gutiérrez - Oct 14, 2019

Convocatoria Tercer Seminario Internacional Desigualdades urbanas, derecho a la ciudad y gobernanza local en las ciudades de América Latina Objetivos…

Primer Congreso Bianual de Estudios Norteamericanos
Convocatorias
0 veces compartido143 vistas
Convocatorias
0 veces compartido143 vistas

Primer Congreso Bianual de Estudios Norteamericanos

Laura Gutiérrez - Oct 11, 2019

En 2019, el Centro de Investigaciones sobre América del Norte, de la Universidad Nacional Autónoma de México, cumple 30 años.…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.