CONSEJO MEXICANO DE CIENCIAS SOCIALES

Los proyectos sociales de la UADY

Los proyectos sociales de la Universidad Autónoma de Yucatán

Los proyectos sociales son un conjunto de experiencias de aprendizaje que involucran a personas de las comunidades, profesores de la Universidad y sus estudiantes en la atención a algún problema de orden social. Al asociar varios grupos de personas en un mismo proceso de aprendizaje común, todos colaborando en compartir el conocimiento y la acción social, el Aprendizaje Basado en Proyectos Sociales, por su misma naturaleza, crea una comunidad de aprendizaje.[2]

Los primeros proyectos sociales en comunidades de aprendizaje se implementaron en la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY) en el año 2013, y el modelo continúa vigente hasta hoy. Fueron catorce proyectos en los que participaron 119 profesores, 456 alumnos y dos mil 126 personas de 23 localidades rurales de Yucatán. Todos contaron con financiamiento externo.

Los proyectos sociales que la UADY decidió impulsar tenían objetivos que no se ajustaban a las condiciones de las tradicionales convocatorias de apoyo a la investigación financiadas con recursos públicos, por ello fue necesario crear un fondo para su financiamiento, constituido en parte con recursos propios y también con las aportaciones de fundaciones, empresas e instituciones dispuestas a apoyar este esfuerzo.

La procuración de fondos pronto dio resultados. El objetivo inicial fue reunir una bolsa de seis millones de pesos para financiar el nuevo Programa de Impulso a la Realización de Proyectos Sociales en Comunidades de Aprendizaje. Este objetivo se alcanzó en el primer año del Programa. Al poco tiempo de iniciar las presentaciones del modelo a los posibles donadores, en 2012, la Fundación W. K. Kellogg otorgó 50 mil dólares a la UADY para financiar los primeros cinco proyectos sociales. Poco después, el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo otorgó a la Universidad 165 mil dólares para siete proyectos más; en ambos casos la UADY otorgó una contraparte equivalente al monto de los recursos recibidos, ya fuera en efectivo o en especie. Al año siguiente, la Secretaría de Desarrollo Social concedió financiamiento a la UADY para dos nuevos proyectos, y la Fundación W. K. Kellogg, ante los resultados alcanzados, decidió extender por un año más el apoyo a los cinco proyectos originales y conceder recursos adicionales para cinco nuevos proyectos.

Los proyectos sociales eran algo nuevo en la UADY. La bibliografía y los documentos de referencia, si bien imprescindibles, no eran suficientes para emprender con probabilidades de éxito un camino completamente inédito. Tampoco eran suficientes las importantes pero aisladas experiencias previas de algunos profesores de la Universidad. Resultaban necesarios los conocimientos, experiencias y consejos de quienes desde mucho tiempo atrás realizaban trabajo comunitario en Yucatán, y en tal sentido se solicitó y se obtuvo de inmediato el generoso apoyo de varias organizaciones de la sociedad civil.

Las OSC brindaron su apoyo a lo largo de todo el proceso: ofrecieron a la Universidad sus contactos, ya fuera con posibles donadores, con personas de las comunidades o con especialistas en los problemas abordados. Asimismo, colaboraron activamente en el proceso de capacitación de los profesores interesados en los nuevos proyectos, como instructores del nuevo Diplomado en Proyectos Sociales en Comunidades de Aprendizaje, y como asesores de los equipos de alumnos del Diplomado en el diseño de sus propios proyectos. También brindaron una retroalimentación constante en la implementación de los proyectos.

La capacitación de los profesores interesados no podía ser completada con la sola circulación de documentos escritos; hacía falta un programa de capacitación en forma y así nació el nuevo Diplomado. La respuesta a la invitación formulada a los profesores para cursarlo superó todas las expectativas: había cupo para 30 profesores y en menos de una semana se recibieron más de 60 solicitudes. La buena respuesta aseguró la continuidad del diplomado, que se ha enriquecido en cada nueva edición.

Aprendizajes institucionales

Los proyectos sociales han conjugado de manera innovadora las funciones sustantivas de docencia, investigación y extensión. Han sido una opción atractiva de trabajo académico extramuros para numerosos profesores de tiempo completo y han contribuido al objetivo institucional de revalorar la extensión universitaria en el sentido que la UADY la ha definido: un proceso de doble vía que brinda a los universitarios la oportunidad de llevar sus conocimientos y saberes al entorno social y les permite aprender de éste, para llevar los conocimientos y saberes comunitarios a las aulas.

También han fortalecido la presencia de la UADY en su territorio al desarrollarse en decenas de localidades. Los beneficios para los participantes han sido múltiples: se ha avanzado hacia una investigación colectiva más relevante y pertinente, los alumnos han tenido acceso a nuevos escenarios reales de aprendizaje y las comunidades han avanzado en la solución de diversas problemáticas que enfrentan. Al mismo tiempo, han propiciado verdaderos diálogos de saberes, en los que todos los participantes aprenden unos de otros, en una perspectiva transdisciplinaria e intercultural.

La exitosa gestión de recursos externos para financiar los proyectos sociales avala el potencial que tiene la Universidad para reducir su dependencia de los fondos públicos y fortalecer su autonomía financiera. La buena disposición de algunas fundaciones y organismos multilaterales para contribuir a este esfuerzo confirma el prestigio de los universitarios como recipiendarios de fondos externos y la confianza de las agencias financiadoras en la universidad pública.

Los proyectos sociales han reconocido y revalorado los saberes de las comunidades participantes: sus conocimientos, prácticas, experiencias y valores son parte fundamental de las propuestas de trabajo. El mensaje de los universitarios ha sido claro: la cultura de las comunidades mayas es importante para la Universidad, y nuestra colaboración con ellas es en permanente diálogo intercultural. Los profesores han apreciado en la práctica la riqueza de conocimientos que los proyectos generan, lo que les ha brindado una comprensión más profunda de la complejidad de los problemas abordados, que desborda todos los marcos disciplinarios y convierte en indispensable el trabajo inter y transdisciplinario y, también, les han permitido valorar la participación en pie de igualdad de investigadores nacionales, profesores jóvenes, estudiantes, campesinos, amas de casa y otras personas de las comunidades, todos aprendiendo juntos.

Por último, los proyectos sociales han generado nuevo conocimiento para las comunidades y los universitarios, pero no solo para ellos. También han dado lugar a ponencias, tesis, artículos y libros que los difundirán tanto en el mundo científico como en las comunidades participantes y en la sociedad en general.

[1] Profesor Investigador de la Universidad Autónoma de Yucatán. Este trabajo es una síntesis del artículo del mismo autor titulado “Innovación Social en la Universidad Pública: Proyectos sociales en comunidades de aprendizaje en la UADY”, en Canto, R. y M. Zarco (2015), Extensión y responsabilidad social. Los proyectos sociales implementados en la Universidad Autónoma de Yucatán. Mérida, ediciones de la Universidad Autónoma de Yucatán.  Esta obra incluye una descripción detallada de cada uno de los 14 proyectos.

[2] Vallaeys, Francois, El aprendizaje basado en proyectos sociales, disponible en
https://durs.cayetano.edu.pe

Te puede interesar

Premio de Investigación en Desarrollo Económico Juan F. Noyola
Convocatorias
0 veces compartido229 vistas
Convocatorias
0 veces compartido229 vistas

Premio de Investigación en Desarrollo Económico Juan F. Noyola

Laura Gutiérrez - Sep 18, 2019

EL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES ECONÓMICAS DE LA UNIVERSIDAD NACIONAL AUTÓNOMA DE MÉXICO Y LA COMISIÓN ECONÓMICA PARA AMÉRICA LATINA Y…

Edición académica y difusión. Libro abierto en Iberoamérica
Observatorio
0 veces compartido102 vistas
Observatorio
0 veces compartido102 vistas

Edición académica y difusión. Libro abierto en Iberoamérica

Elea Giménez, Juan Felipe Córdova - Sep 18, 2019

Synopsis "Conocer la situación del acceso abierto del libro académico en Iberoamérica fue el objetivo de la investigación que se…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.