CONSEJO MEXICANO DE CIENCIAS SOCIALES

Los retos del envejecimiento poblacional

Publicado por: Ciencia UNAM
Autora: Liliana Moran Rodríguez
Fecha de publicación de la nota original: 28 agosto 2023

Se dice que una vida larga es sinónimo de buena salud, pero no siempre es así ¿qué tan preparados estamos para vivir muchos años y con qué calidad lo haremos?

El envejecimiento es la manifestación más notoria del transcurrir del tiempo en el organismo de cualquier ser vivo. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS): “A nivel biológico, el envejecimiento resulta del impacto de la acumulación de una amplia variedad de daños moleculares y celulares a lo largo del tiempo. Esto conduce a una disminución gradual de la capacidad física y mental, a un riesgo creciente de enfermedad y, en última instancia, a la muerte”.

El envejecimiento es un fenómeno en el que también intervienen factores psíquicos, sociales, culturales y económicos; por lo tanto, la combinación de ciertos agentes biológicos (información genética, capacidad inmunológica, entre otros) y sociales (estilos de vida, acceso a los servicios de salud, ambiente, etc.) determinan el tiempo que puede vivir una persona.

En resumen, la vejez es consecuencia y reflejo de la biología, la autopercepción y el contexto social y económico.

A nivel mundial, no hay un consenso sobre a qué edad empieza esta etapa de la vida, pero se ha vinculado con la edad de la jubilación o las cuestiones del mercado laboral. En el caso de México la Ley de los Derechos de las Personas Mayores engloba en esta categoría a las personas a partir de los 60 años.

“Viéndolo de manera optimista, dado que las personas vivimos más años, quienes logran jubilarse a los 60 años podrán disfrutar sus últimos años sin trabajar. Sin embargo, muchas veces ocurre que las personas llegan a esta etapa no en las mejores condiciones de vida. No es una regla, pero suele asociarse que llegan a los 60 años sin jubilación, enfermos o con alguna discapacidad; preocupa que en un futuro gran porcentaje de la población se encuentre en esta situación desfavorable”, advierte la doctora Abigail Vanessa Rojas Huerta, investigadora del Instituto de Geografía de la UNAM.

Ciencia de datos para políticas públicas

La especialista en estudios de población participó en la creación de la plataforma Sistema de Información Estratégica en Salud, Dependencia Funcional y Envejecimiento (SIESDE), la cual brinda información y datos de diversas fuentes relacionadas principalmente con la salud de la población mexicana.

En este proyecto colaboraron médicos, geógrafos, demógrafos, ingenieros, científicos de datos, entre otros especialistas del Instituto Nacional de Geriatría (INGER), el Instituto de Geografía de la Universidad Nacional Autónoma de México (IGg, UNAM), la Universidad de Colima y Christus —Centro de Excelencia e Innovación—, quienes tomaron como marco de referencia el envejecimiento saludable, y que fue financiada por el del Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt).

La investigadora explica que en el Laboratorio de Políticas Públicas del Instituto Nacional de Geriatría (Inger) se detectó que había poco conocimiento o difusión de todos los datos relacionados con la salud, el envejecimiento demográfico y la vejez, los cuales son generados a nivel nacional y estatal en las diversas dependencias gubernamentales, no gubernamentales, y universidades; trabajo que a veces ni las mismas instituciones saben que está duplicado.

 “A partir de la creación del Inger, se planteó la idea de tener este tipo de sistema nacional que sirviera para acumular información del monitoreo de la salud de la población adulta mayor, generar indicadores y poder analizarlos; teniendo como premisa el libre acceso a tomadores de decisiones, investigadores, personal médico y para la población en general”.

Cuando la doctora Rojas ingresó como académica del Instituto de Geografía de la UNAM se estableció la alianza para que los datos pudieran tener una perspectiva geográfica, aspecto muy necesario dadas las disparidades regionales:

“No es lo mismo lo que está ocurriendo aquí en la Ciudad de México a cómo se está presentando el fenómeno del envejecimiento demográfico en la Península de Yucatán, en Chiapas, en Baja California, etcétera. Lo interesante de la plataforma es que fuimos más allá de desglosar la información a nivel estatal, abarcamos lo municipal porque muchas de las políticas públicas se consideran a partir de realidades locales y también de los presupuestos asignados”.

Envejecimiento demográfico

En el portal destacan los retos y las enfermedades a las que podríamos enfrentarnos los mexicanos en las últimas etapas de la vida: patologías crónico-degenerativas como cáncer, enfermedades cardiovasculares y neurodegenerativas, complicaciones ocasionadas por diabetes mellitus y problemas osteoarticulares que podrían derivar en algún tipo de dependencia funcional.

En México, 7 de cada 10 personas mayores reportan al menos una afección crónica. Las mujeres, en comparación con los hombres, son quienes más las padecen.

La disminución de la actividad física o cognitiva durante la vejez agudiza los problemas sociales y económicos de las personas porque les restan independencia. Asimismo, la falta de empatía de la familia o la sociedad los lleva a la pérdida de su autonomía, a la soledad y la depresión.

Uno de los mayores desafíos a nivel mundial tiene que ver con el crecimiento acelerado de la población envejecida: bajas tasas de natalidad y el aumento de la esperanza de vida ha provocado que la estructura etaria de las poblaciones esté cambiando.

En la pirámide poblacional se observa que la base (nuevos nacimientos y etapas infantiles) es más estrecha que otros grupos de edad juvenil, mientras que la punta (el grupo de 60 años o más) empieza a ensancharse.

Antes del Siglo XIX, sin métodos anticonceptivos y programas de planificación familiar los nacimientos eran masivos, así como la mortalidad infantil causada por enfermedades infecciosas para las que ahora hay vacunas.

Además, el promedio de la esperanza de vida era entre 30 y 40 años en todo el mundo. En la actualidad, aún existen diferencias entre los países desarrollados y en desarrollo: las personas del África subsahariana tienen una esperanza de vida de menos de 60 años, mientras que en Japón supera los 80 años.

En las sociedades en desarrollo como México, donde el ritmo de envejecimiento poblacional es acelerado, es necesario establecer e implementar políticas públicas para atender las necesidades de las personas mayores y evitar las graves consecuencias a las que se podrían enfrentar el sistema de salud y la economía en un futuro próximo.

De ahí la importancia del Portal SIESDE, realizado por un equipo interinstitucional y multidisciplinario que se pretende que la información reunida sirva para el diseño de políticas públicas que mejore las condiciones de vida de la población. Además, se busca que sea referente para otros países de América Latina.

Adaptación social

“En México y en general en todo el mundo hay una mayor proporción de adultos mayores y menor población de niños y jóvenes; eso implica que los países o las sociedades deben adaptarse a las nuevas estructuras de población, no se requieren de los mismos servicios. Por ejemplo, cuando los niños son mayoría en una sociedad se necesitan más escuelas de educación básica; mientras que si es una sociedad con más personas mayores se requieren de lugares y personal calificado para atención y cuidados”, precisa la doctora Abigail Rojas.

La investigadora explica que no sólo se trata de cuestiones de salud, también de planificación urbana inclusiva en la que haya más rampas, elevadores y calles más seguras para caminar —sin baches o estorbos sobre las banquetas que impliquen subir y bajar de ellas—; hoy prácticamente es imposible para personas con discapacidad física.

“Sobre los espacios, ahora las viviendas son cada vez más pequeñas. Entonces, si tengo alguna discapacidad motriz, una silla de ruedas no va a caber en los pasillos o en los lugares para estar dentro de mi propio hogar. O el problema de las escaleras si vivo en un edificio que no cuenta con elevador, salir de mi departamento sería muy complicado.”

Por supuesto, dice, también hay otros adultos mayores que son sanos, independientes, con ahorros, que tienen una red de apoyo que va más allá de los vínculos sanguíneos. Todo esto va a determinar cómo llegaremos a la vejez.

Recordó que la pandemia de Covid-19 provocó que algunos adultos mayores estuvieran aislados y alejados de sus redes de apoyo y seres queridos para protegerlos, pues eran los más vulnerables ante la enfermedad.

“Lo que pasó fue que algunos tuvieron depresión por el aislamiento social. Además de ciertas enfermedades que se fueron desarrollando por una cuestión anímica y de sedentarismo”.

Vejez digna y saludable

En México, los servicios de salud para los adultos mayores están desatendidos y  las actividades o prestaciones sociales y culturales sociedad son prácticamente nulas; pocas localidades tienen programas de empleo, educación o espacios recreativos creados especialmente para personas de la tercera edad.

Por ello, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha establecido cinco principios básicos para cualquier política dirigida a los adultos mayores: independencia, participación, recepción y provisión de cuidados, autorrealización, y dignidad.

Envejecer con calidad implica, entonces, tener un buen estado de salud física y mental, así como tener ciertas “ventajas” sociales que le permitan al individuo ser independiente tanto de los familiares como de los programas gubernamentales.

“Todo ello, se va construyendo a lo largo del ciclo de vida. No sólo es centrarse en las personas mayores, sino concientizar a toda la población (sin importar la edad, ni el sexo, ni cualquier otra característica particular) sobre la importancia de adquirir y mantener hábitos saludables en cada etapa de la vida.

Además, se requiere del apoyo del Estado para que se propicien y fomenten las condiciones necesarias de salud, educación, empleo, vivienda, seguridad y esparcimiento con el propósito de alcanzar una vejez digna y saludable en toda la población”.

Te puede interesar

Programa de la 6a Semana Nacional de las Ciencias Sociales
Eventos
0 veces compartido9,664 vistas
Eventos
0 veces compartido9,664 vistas

Programa de la 6a Semana Nacional de las Ciencias Sociales

Roberto Holguín Carrillo - Sep 27, 2023

La 6a Semana Nacional de las Ciencias Sociales se realizará del 9 al 13 de octubre de 2023 en gran parte…

Talleres en la 6a Semana Nacional de Ciencias Sociales
Eventos
0 veces compartido8,350 vistas
Eventos
0 veces compartido8,350 vistas

Talleres en la 6a Semana Nacional de Ciencias Sociales

Roberto Holguín Carrillo - Sep 27, 2023

Los siguientes talleres serán impartidos bajo modalidad virtual en el marco de la 6a Semana Nacional de las Ciencias Sociales…

La cultura emocional del capitalismo
Eventos
0 veces compartido441 vistas
Eventos
0 veces compartido441 vistas

La cultura emocional del capitalismo

Laura Gutiérrez - Sep 29, 2023

Centro de Investigaciones Interdisciplinarias en Ciencias y Humanidades Conferencias en el marco del Seminario Permanente Interinstitucional en Emociones, Activismo y…

Xóchitl Gálvez y Claudia Sheinbaum
Novedades
0 veces compartido545 vistas
Novedades
0 veces compartido545 vistas

Xóchitl Gálvez y Claudia Sheinbaum

Roberto Holguín Carrillo - Sep 28, 2023

Hilo de análisis publicado por: [caption id="" align="alignleft" width="128"] Julián Atilano Morales[/caption] Julián Atilano Morales @Julianatilano @PUEDJSUNAM - - -…

Congreso: El futuro es hoy. Información, tecnología, conocimiento
Eventos
0 veces compartido274 vistas1
Eventos
0 veces compartido274 vistas1

Congreso: El futuro es hoy. Información, tecnología, conocimiento

Roberto Holguín Carrillo - Sep 28, 2023

El futuro es hoy tiene como objetivo reunir a personas líderes en la academia, las políticas públicas y la industria…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.