CONSEJO MEXICANO DE CIENCIAS SOCIALES

Una pedagogía sanitaria desde los afectos

Por Erika Selene Pérez Vázquez

Ni pues, el anhelo vital de inmortalidad humana halla
confirmación racional ni tampoco la razón que da aliciente y
consuelo de vida y verdadera finalidad a ésta. Mas he aquí
 que en el fondo del abismo se encuentran la desesperación
 sentimental y volitiva y el escepticismo racional frente a frente,
y se abrazan como hermanos.

Y va a ser de este abrazo, un abrazo trágico,
es decir, entrañadamente amoroso
donde va a brotar manantial de vida, de una vida seria y terrible.

Miguel de Unamuno. Del sentimiento trágico de la vida

¿Cómo no despedir a un familiar a punto de morir? La distancia sanitaria distiende el proceso del duelo donde la distancia en el adiós se vuelve preminente para no contagiarse. Llamadas de despedida desde tabletas, teléfonos, algunos vuelven otros no. ¿Cómo generar una pedagogía sanitaria de la distancia cuando hay de por medio afectos, historias, apegos y sentimientos?

Tanto para familiares como para los pacientes, la salud física y mental se deteriora, y aunque varias universidades y organizaciones se han sumado con campañas donde se puede llamar por ayuda psicológica, no es una dinámica habitual la de tantos duelos como largo bucle donde familiares, amigos, colegas, alumnos, vecinos han padecido COVID-19 y otros tantos la muerte. Los familiares están al pendiente de la salud de su familiar y de su propia salud, además de lidiar con el trabajo, los sentimientos encontrados y los cuidados de higiene que tienen que procurar para evitar contagiarse.

Los procesos del duelo se ven acelerados, omitidos en algunos casos y conformados de distintos tiempos por la proximidad de la muerte. Después de la negación, la ira, la depresión y la aceptación de la muerte como etapas del duelo, la reorganización afectiva donde acaba de morir alguien inmediatamente se sigue con la alerta sanitaria, y a sabiendas de la muerte ya vivida, el miedo continúa.

¿Cómo se da el proceso de duelo desde el desconsuelo de la no despedida? Muchas familias no se han podido despedir, tomar de la mano al familiar moribundo, verlo por última vez. Es entonces que la resignificación se vuelve fantasmagórica, aunque no imposible, sin embargo, se tiene que elaborar.

La pedagogía sanitaria también va de la mano con el adecuado acompañamiento tanatológico durante la pandemia. Afortunadamente, además de lo institucional, hay colectivos de personas que de manera voluntaria han acompañado a la población dentro y fuera de los hospitales. El mundo que conocíamos se ha esfumado con las nuevas dinámicas de vida e higiene que se han adoptado, así como también las pérdidas en algunas ocasiones de trabajo, de pareja, de vivienda, el duelo donde el mundo entero se transformó.

Una pedagogía sanitaria desde los afectos donde a tientas y a oídas de parte de la población de manera solidaria empata con quien necesita ayuda para mitigar el dolor de la pérdida en la proximidad del otro, el rostro de quien necesita ayuda.

Los cuidados de sí se vuelven en afortunadas ocasiones los cuidados de todos, pero no es la regla por la desigualdad existente, donde la sana distancia se vuelca difícil al salir a trabajar, comer fuera y regresar a casa con el metro lleno.

La sanidad de los afectos, donde familias no se han visto por mero cuidado a los otros. El cuerpo se vuelve vehículo del virus, pero también la omisión de la presencia de este significará cuidado y protección, el afecto como método de sanidad.

La salud de todos envuelta en la responsabilidad social, pero también en los cuidados mentales hacia los que la distancia los vuelve más vulnerables, los que salen a trabajar diariamente, los que han quedado en la orfandad, los que la distancia nunca los volverá a juntar.

La escucha de los afectos será necesaria para abrir los sentidos a la nueva organización de lo que antes se nombraba cotidiano, en la escucha del otro y del otro como cadena haciendo un gran eco de las necesidades en comunicación con todas las partes, para nombrar a los desaparecidos, a los muertos, para hacer un lugar en los duelos pendientes visto como la salud de todos.

Teniendo en cuenta el ejercicio de la memoria, donde los fallecidos tenían nombre e historia, será tarea de todos resignificar este gran duelo en una gran conversación social a la escucha del todo y de todos.

Te puede interesar

La comunidad y la pandemia
Convocatorias
0 veces compartido1738 vistas
Convocatorias
0 veces compartido1738 vistas

La comunidad y la pandemia

comecso - Feb 17, 2021

El Consejo Mexicano de Ciencias Sociales, la Coordinación de Humanidades, el Programa Universitario de Estudios sobre la Ciudad, la Facultad…

Congreso Internacional de Ciencias Sociales Paso del Norte 2021
Convocatorias
0 veces compartido22 vistas
Convocatorias
0 veces compartido22 vistas

Congreso Internacional de Ciencias Sociales Paso del Norte 2021

Laura Gutiérrez - Mar 08, 2021

JUSTIFICACIÓN / ANTECEDENTES En seguimiento al Congreso Internacional de Ciencias Sociales “Paso del Norte”, pensado como un espacio de encuentro…

Parir en tiempos de pandemia
La comunidad y la pandemia
0 veces compartido687 vistas
La comunidad y la pandemia
0 veces compartido687 vistas

Parir en tiempos de pandemia

comecso - Mar 03, 2021

Minerva Rojas Ruiz Para mi pequeño EAVR En enero de 2020 me practicaron una miomectomía, causa aparente de que no…

Los profes opinan
La comunidad y la pandemia
0 veces compartido289 vistas
La comunidad y la pandemia
0 veces compartido289 vistas

Los profes opinan

comecso - Mar 03, 2021

Gilberto Fregoso Peralta Para empezar Difícilmente podría estar en duda la necesidad de hacer frente, en el plano de la…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.