CONSEJO MEXICANO DE CIENCIAS SOCIALES

Melodías de onírico trayecto

Mónica Ornelas

La presente propuesta busca compartir la experiencia de creación artística que propicié a raíz de la pandemia. Con el ánimo de generar un lazo entre lxs1 convocadxs, procuramos la creación de un espacio de intercambio afectivo mediante la fecundación de estrategias estético–artísticas que nos permitieran sumarnos a la solidaria vitalidad del tiempo actual. El llamado es afrontar a través del arte, la necesidad de arraigo y vida. Ofrezco en estas líneas, algunos rasgos del origen y ciertas reflexiones desprendidas del primer proyecto “Corazonar desde la incertidumbre: melodías de onírico trayecto”, trabajo de arte sonoro disponible para su consulta en SoundCloud: https://soundcloud.com/user-792804252/melodias-de-onirico-trayecto

I

Bajo la figura del espacio independiente “Laboratoria performativa”, fundada en 2011,2 que transita por la triada creación–investigación–docencia, lancé a finales de junio del 2020 una convocatoria a jóvenes que habían sido mis estudiantes en diversos ciclos universitarios previos3 para andar el reto al que la vereda de la pandemia había obligado. Desde un anhelo de encuentro afectivo hilvané una invitación para quien gustara sumarse a la aventura experimental, con la idea de contribuir desde dicha trinchera a la condición sentipensante –siguiendo a Eduardo Galeano– que el tiempo demandaba. Así, lancé un guiño para configurar un nosotrxs colaborativo que nos permitiera enlazar alianzas de cuidado y salvaguardia colectivxs desde el antojo de procurar redes que volvieran a tornar permisible lo que hace tan poco tiempo atrás, era cotidiano: el contacto del tránsito agrupado.

Había entonces, en la consigna primigenia, un afán de serenar emocionalmente el impacto del fenómeno internacional, por medio de la asistencia a un laboratorio de creación colaborativa que brindara la atmósfera para gestionar, a través del intercambio y la realización conjunta, los estados anímicos que promueve la inseguridad de este episodio histórico tan insólitamente ligado a la muerte. De cara pues a la relevancia categórica que adquiría la inhibición de lo grupal, y ante una noción tan esclarecedora, como la compartida por Rita Segato en un artículo publicado en La Nación, es un equívoco pensar que la distancia física no es una distancia social respecto a esta pandemia y su manera de enfrentarnos con la necesidad de la copresencia y la cocorporalidad. Es así, que deseaba hacerme partícipe, en acompañamiento, de ese «algo interesantísimo que está ocurriendo con la cuarentena (en la que) comenzamos a sentir la necesidad de la materialidad del cuerpo del otro, que no lo percibíamos como comunicación necesariamente» pero que ya se redimensiona (La Nacion, 2020). Por ello, llamé a este esbozo de colaboración: Corazonar desde la incertidumbre.

II

Con una franca y frontal resistencia, lo mismo a la pretensión de un arribo preciso a productos terminados que a la premura de colocar tales productos en el escenario público -e igualmente desterrada la prisa que caracteriza a todo el engranaje de productividad que ha secuestrado nuestros deseos-, el esfuerzo esperanzador nos permitió sostener la travesía de 6 meses ˗de junio a diciembre˗ a 6 integrantes (Valeria Martínez de España, Nicolás Fernández Amaya de Colombia, Randoll Sosa Rocafort de Puerto Rico; y Shalli Salamán, Isaí Moreno y quien aquí suscribe, de México) quienes, semanalmente, nos dimos cita para atender y reportar las exploraciones de la consigna que proyecté como detonante.

Dicha consigna consistió en atender y grabar el entorno más inmediato; esto es, rendirnos a la sonoridad diaria que, desde el encierro, transcurría peculiarmente un día sí y al otro también. De tal suerte, dos realidades tan añejas y a la vez tan ignoradas dada su cotidianidad menospreciada por las labores “trascendentales”, se dejaron sentir con una insólita contundencia: la corporalidad y lo doméstico. Dada la condición de cancelación de “el afuera”, e irremediablemente arrojadxs, replegadxs al ámbito de encierro quedamos, como el grueso de la población internacional, empujadxs a revisar y revalorar “los adentros”. Los sonidos del entorno más inmediato ˗el corporal y el doméstico˗, fueron revelando desde aquí, bondadosamente, una hermosa disposición.

Escuchar, agudizar la escucha; registrar, agudizar la escucha; presentar el material grabado a lxs integrantes del equipo, y luego escuchar nuestras observaciones al respecto, fue la dinámica de producción focalizada. Sin rumbo, disfrutando la deriva, fuimos mostrando a través de lo sonoro nuestros ecosistemas, compartiendo regiones de lo que nos constituye humana, espacial y geográficamente. Sonidos del cuerpo; sonidos de la habitación, de la calle; sonidos de animales diversos; sonidos de una charla aparejada, casi secreta, o de una reunión concurrida; sonidos del caminar, del viento y del mar, se dejaron registrar y se hicieron escuchar con una atención inusitada… Y fue el arribo del mar a través de una de las grabaciones, lo que calmó el deseo necesario para perfilar el rumbo del proyecto: la noción de viaje y el afán de una trayectoria compartida dibujó en nosotrxs, el acto de hacernos converger en una geografía imaginaria. El destino de la pieza sonora quedaba así, trazado.

La fecundación de la pieza se haría en lo sucesivo mediante la revisión de la biblioteca sonora acuñada con los sonidos volcados por todxs y puestos a disposición de cualquier integrante, así como también de la inventiva de cada unx para diseñar una escena con la cual ir construyendo la historia que nos llevaría a desembocar en la mar. Los sonidos elegidos fueron después sometidos a cierta alteración por la intervención de programas de audio que, a veces más a veces menos, le alejaban de la naturalidad de origen en el ánimo de acoplarlos al acontecimiento ficticio que cada uno creó. Melodías de onírico trayecto, título que finalmente dimos al proyecto de arte sonoro, vino de ahí, de la noción de que sería la sonoridad el eje conductor que propiciaría la fantasía de una posible trayectoria.

Desde un semblante lúdico, de divertimento disfrutable, la cita programada en nuestras agendas cada semana fue ensayando una fábula deseosa de ser habitada. De esta manera, la ejercitación a la que nos habíamos arrojado parecía pues, brindar una vía de procesamiento del entorno y sus arañazos.

El itinerario del viaje se sostiene con 6 escenas organizadas en el siguiente orden: La delirante, de mi autoría; Onírica, de Shalli Salamán; Ant(r)ología, de Randoll Sosa Rocafort; Venimos sonando, de Isaí Moreno; El distraído, de Nicolás Fernández Amaya; y La vorágine, de Valeria Martínez.

El proyecto, pero quizá más la relación sembrada para su gestión, nos promovió una recreación afectiva de acompañamiento cuyo aliento de pulsión de vida hemos reconocido y celebrado continuamente a lo largo de los meses.

Ahora bien, valdría señalar que, pese a la aportación del proyecto para erradicar el aislamiento social y la gestión de las sombras del confinamiento, entre la fuga recreativa que incentivaron en nostorxs y pudieran propiciar entre el público estas Melodías de onírico trayecto, el entorno estremecido que nos circunscribe no pudo ser ignorado y se dejó sentir en la historia tejida sonoramente. En la última escena asistimos a la parálisis de que “Esta es la primera vez que una pandemia (…) está siendo vivida con una conciencia de universalidad” (Dussel, 2020). En medio de las últimas gotas prístinas que nos mantenían conectadxs con la ilusión del vagabundeo, se deja sonar una saturación proveniente de otras latitudes, desarraigándonos del abrigo que la húmeda naturaleza ofrecía. La reflexión obligada parece, así, reclamar su impostergable presencia.

 

Referencias:

Aristegui noticias (2020). “La Pandemia con Enrique Dussel. Ética y política”. Video Recuperado de https://aristeguinoticias.com/2304/kiosko/2020-la-pandemia-con-enrique-dussel-etica-y-politica-en- vivo-3/.

La Nación (2020). “Es un equívoco pensar que la distancia física no es una distancia social: Rita Segato” La Nación. Recuperado de https://www.lanacion.com.ar/opinion/biografiarita-segato-es-un-equivoco-pensar-que-la-distancia- fisica-no-es-una-distancia-social-nid2360208.

 

1 En la conjugación de pronombres y adjetivos hago uso de la “X” en el esfuerzo de evocar a lxs sujetxs a partir de una inclusión que no privilegie, desde el lenguaje y por ende desde el imaginario, al sujeto masculino blanco y que en su lugar, aluda en cambio a la diversidad de entidades genéricas por las que en la actualidad se aboga, pretendiendo invocar con ello a la conjugación simultánea de los géneros femenino y masculino así como también a aquellxs que no se circunscriben en dicha dicotomía, y a quienes se identifican en la comunidad LGBTTTIQ+.

2 Este espacio ha funcionado con cierta intermitencia debido a factores laborales apremiantes que, durante años, demandaron mi atención, absorbiéndome del placer de la producción artística. Se pueden consultar las piezas realizadas en la sección de mi página web https://www.monicaornelas.com.mx/laboratoria-performativa.html.

Te puede interesar

Declaración del COMECSO en torno a la Iniciativa de Reforma Constitucional en Materia Electoral
Noticias
0 veces compartido942 vistas2
Noticias
0 veces compartido942 vistas2

Declaración del COMECSO en torno a la Iniciativa de Reforma Constitucional en Materia Electoral

comecso - Nov 16, 2022

Declaración del Consejo Mexicano de Ciencias Sociales en torno a la Iniciativa de Reforma Constitucional en Materia Electoral   Hoy…

Las ciencias sociales deben dar a México un rumbo más claro
Noticias
0 veces compartido646 vistas
Noticias
0 veces compartido646 vistas

Las ciencias sociales deben dar a México un rumbo más claro

comecso - Nov 16, 2022

Tras la pandemia de la Covid-19 Las ciencias sociales deben dar a México un rumbo más claro Se necesita que…

Premio Anual Cátedra Gonzalo Aguirre Beltrán 2022
Convocatorias
0 veces compartido190 vistas
Convocatorias
0 veces compartido190 vistas

Premio Anual Cátedra Gonzalo Aguirre Beltrán 2022

Laura Gutiérrez - Nov 30, 2022

La Universidad Veracruzana y El Centro de Investigaciones y Estudios Superiores en Antropología Social (CIESAS) en cumplimiento del convenio de…

Los derechos sociales en América Latina
Eventos
0 veces compartido70 vistas
Eventos
0 veces compartido70 vistas

Los derechos sociales en América Latina

Laura Gutiérrez - Nov 30, 2022

El Colegio de Humanidades y Ciencias Sociales de la Universidad Autónoma de la Ciudad de México y la Facultad de…

IV Workshop Internacional Investigación en Imaginarios y Representaciones
Convocatorias
0 veces compartido162 vistas
Convocatorias
0 veces compartido162 vistas

IV Workshop Internacional Investigación en Imaginarios y Representaciones

Laura Gutiérrez - Nov 30, 2022

IV Workshop Internacional Investigación en Imaginarios y Representaciones La fiesta en los imaginarios Bolivia 31 de mayo al 03 de…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.