CONSEJO MEXICANO DE CIENCIAS SOCIALES

La dinámica de la Ciudad de México y la salud mental

Abraham Granados Martínez

La pandemia de COVID-19 transformó la vida cotidiana en todo el mundo. Se pasó de una convivencia cercana a un distanciamiento social, el cual generó diversas repercusiones diferenciadas por regiones. En el caso de la Ciudad de México, la quinta más poblada del mundo, implicó por cierto momento la reducción del tráfico y consecuentemente de la contaminación.     A nivel mundial, el confinamiento llevó a una reducción significativa del ruido sísmico, que se refiere a las vibraciones de alta frecuencia generadas por la acción antrópica, como resultado de caminar, del uso de automóviles y de trenes que emiten señales sísmicas en el subsuelo.

Un impacto sustantivo de la pandemia está en la forma de socializar, más en una sociedad como la mexicana acostumbrada a los abrazos y a las expresiones de cariño entre familias y amigos. Asimismo, el eventual regreso a las actividades cotidianas ha representado retos y limitaciones para que haya grandes concentraciones, lo que genera consecuencias en la salud mental de la población.

Estas repercusiones todavía no provocan suficiente atención gubernamental para solventar y atender a quienes enfrentan estos problemas y para quienes posiblemente los padezcan en los próximos años, ya que se espera que las consecuencias sean de largo plazo después del confinamiento y se reflejen en actitudes y acciones particulares, en especial para los casos de niñas, niños y en la población adolescente.

Se espera que la pandemia modifique de forma sustantiva la forma de socializar y de convivir, pero parece que la resistencia a los cambios es intensa y están lejos de concretarse nuevas dinámicas cotidianas. Al contrario de lo que ocurre en otras ciudades mundiales, la población en la Ciudad de México, como en la mayoría del país, mantuvo el contacto entre familias y asistió a lugares públicos con cierta confianza en cuanto ha sido posible, lo cual mantiene utilizados los espacios tradicionales de convivencia y de socialización. En primera instancia, estas acciones parecen liberar en cierta medida la presión psicosocial que implican las modificaciones en las formas de convivencia social, pero al mismo tiempo representan riesgos mayores de contagios ante la COVID-19.

Aunado a estas incidencias, es evidente el reto de movilidad que se vive en la Ciudad de México, con un transporte público insuficiente, ineficiente e inseguro, así como un elevado nivel de tráfico y de contaminación atmosférica. A pesar de que por unos meses el confinamiento minimizó esta problemática en la Ciudad, el reto es permanente y se agudiza en las regiones periféricas de la Ciudad de México, como en los municipios conurbados del Estado de México, resultado de la atracción poblacional por el nodo económico, social y cultural que representa la Ciudad de México.

En este contexto, la salud mental es un tema relevante y fundamental para el periodo de pandemia y para las recuperaciones, por lo que en los siguientes años debe ser un gran tema para la agenda pública de los gobiernos a nivel mundial, más aún en una región tan dinámica y poblada como la Ciudad de México. A pesar de no concretarse cambios significativos a la estructura de la Ciudad, se pueden esperar diversas repercusiones en la salud mental de una importante proporción de la población, ya que generalmente se suele relegar esta atención para el desarrollo personal, y dejarla a iniciativas individuales o simplemente olvidarse y quedarse sin atención. Como pasa con otras necesidades humanas relevantes, la salud mental se suele considerar un asunto personal, como si no repercutiera en toda la sociedad. Sin embargo, es vital la intervención gubernamental para acompañar y solventar las necesidades de las personas, como liberar la presión de la pandemia, ya sea por mantenerse en el mercado de trabajo o por estar en confinamiento.

En mi experiencia, la armonización de la salud mental es una parte fundamental de mi vida desde hace varios años y me ha permitido adaptarme a esta nueva realidad. El confinamiento nos llevó a pasar los días en el hogar sin el contacto social acostumbrado, asimismo generó más tiempo para dedicarlo a nuestra conciencia y para atender nuestra mente, lo cual puede ser una tortura o una oportunidad dependiendo de cómo se realice esta actividad. En mi caso, la meditación y en particular el mindfulness (la conciencia plena) es la estrategia que me permite armonizar los retos que generó la pandemia debido al confinamiento.

Destinar más tiempo a las emociones y a las sensaciones del cuerpo es reconfortante y alentador, ya que la dinámica diaria, de lo cotidiano, provocaba estrés, y el confinamiento nos demostró una nueva cara de la presión ante las limitaciones de realizar lo que solíamos hacer a diario, en mayor alcance por el distanciamiento social con amigos y familia. Ante ello, resulta pertinente generar más programas públicos para fomentar el cuidado de la salud mental, desde la prevención y la atención para quienes esta condición provoca mayores presiones. Se pueden aprovechar las plataformas electrónicas que son más comunes actualmente. El uso de celulares inteligentes para trasmitir videos o audios enfocados al trabajo del cuerpo y de la mente son algunas alternativas para esta realidad y para lo que viene, ya que la pandemia y sus repercusiones serán todavía duraderas.

La COVID-19 limitó y redujo la dinámica social y económica a nivel mundial, pero al mismo tiempo representa una oportunidad para mejorar la relación con el ambiente y con las dinámicas sociales, donde se pueda priorizar las necesidades de la población. En esta dirección, es un momento oportuno para mejorar el transporte en la Ciudad de México, principalmente el servicio público. Lo cual, no es tarea sencilla y afecta a estructuras que suelen ser complejas para las autoridades, quienes pueden generar cambios sustantivos. Sin embargo, el reto es amplio y se suele priorizar las acciones más sencillas y más vistosas, con menor costo político.

Los altos niveles de fallecimientos en el país por la COVID-19 y el incremento en la desigualdad consecuencia de esta pandemia son evidencia de lo impostergable de dinámicas ineficientes en la Ciudad para los próximos años. La necesidad de atender a la ciudadanía es apremiante, principalmente para quienes padecen mayores carencias. Así, las autoridades competentes no deben de postergar sus responsabilidades en favor de intereses propios, debido a la probabilidad de que en los próximos años, la Ciudad de México, como otras ciudades, enfrentarán otros riesgos potenciales, como el cambio climático, con altos costos financieros y de salud para sus habitantes. Por ello, es fundamental solventar necesidades ciudadanas de servicios públicos y de salud.

Los costos y las problemáticas derivadas de la pandemia, así como de otros posibles riesgos, pueden ser elevados si no se atienden con urgencia y, desde una perspectiva de derechos, las demandas de la población. Se debe asegurar un transporte adecuado y ofrecer opciones para atender la salud mental, entre otras necesidades relevantes para la Ciudad y para todo el país. No se puede dejar que cada persona intente solventar sus problemas de salud y de movilidad con sus propias posibilidades, menos en un contexto de amplias desigualdades y ante el limitado ejercicio de los derechos. Se requiere liderazgo y acciones concretas en favor de la ciudadanía para superar la pandemia de COVID-19, con resiliencia y armonía social y espiritual.

Te puede interesar

Declaración del COMECSO en torno a la Iniciativa de Reforma Constitucional en Materia Electoral
Noticias
0 veces compartido1094 vistas2
Noticias
0 veces compartido1094 vistas2

Declaración del COMECSO en torno a la Iniciativa de Reforma Constitucional en Materia Electoral

comecso - Nov 16, 2022

Declaración del Consejo Mexicano de Ciencias Sociales en torno a la Iniciativa de Reforma Constitucional en Materia Electoral   Hoy…

Las ciencias sociales deben dar a México un rumbo más claro
Noticias
0 veces compartido701 vistas
Noticias
0 veces compartido701 vistas

Las ciencias sociales deben dar a México un rumbo más claro

comecso - Nov 16, 2022

Tras la pandemia de la Covid-19 Las ciencias sociales deben dar a México un rumbo más claro Se necesita que…

Conversatorio Ifigenia Martínez
Eventos
0 veces compartido33 vistas
Eventos
0 veces compartido33 vistas

Conversatorio Ifigenia Martínez

Laura Gutiérrez - Dic 06, 2022

Universidad Nacional Autónoma de México, Facultad de Economía, Instituto de Investigaciones Económicas, Academia Mexicana de Economía Política, Asociación de Ex…

Justicia Ambiental y violencias: Resistencias, articulaciones e intersecciones
Convocatorias
0 veces compartido65 vistas
Convocatorias
0 veces compartido65 vistas

Justicia Ambiental y violencias: Resistencias, articulaciones e intersecciones

Laura Gutiérrez - Dic 06, 2022

4o Encuentro Red Internacional ENJUST | San Cristóbal de las Casas, México | 4-6 Octubre, 2023 La Red de justicia…

Convocatorias Plazas de Tiempo Completo – 2023
Oportunidades de trabajo
0 veces compartido433 vistas
Oportunidades de trabajo
0 veces compartido433 vistas

Convocatorias Plazas de Tiempo Completo – 2023

Laura Gutiérrez - Dic 05, 2022

La Universidad Veracruzana, de conformidad con lo establecido en los artículos 2 de la Ley de Autonomía, 89 de la…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.