CONSEJO MEXICANO DE CIENCIAS SOCIALES
Nov 07, 2014
1676 Vistas 1 Comentario(s)

Reforma está repleto. Dicen que a la marcha del 22 de octubre asistieron 50 mil personas. En la escala humana, a ras de piso, fueron más. El dato preciso es otro: sin cuenta. Sin cuenta de pares de zapatos, sin cuenta de veladoras, sin cuenta voces y ratos largos de silencio. Incontrolables las arrugas en la cara de los padres con el hueco incierto del paradero de sus hijos. Cala.

En medio, como parte del grupo de estudiantes y colegas de El Colmex, pensé cuando el silencio era muy fuerte: ¿Qué va a pasar después con tantos que expresan su enojo, el hastío por un país que abre nuevos barrancos cada día y se encuentra con la muerte anónima, despiadada, sin mesura?

Desde hace tiempo se hadado en llamar reparación del “tejido social” a lo que necesitamos. Requerimos, se dice, parques, actividades artísticas o deportivas para alejar a los muchachos de la delincuencia, porque “el tejido social está roto”. Tal imagen puede ponerse en relación con la marcha y la carencia nacional quizá más urgente: ¿cómo se teje o repara la tela que nos unía y daba sentido de pertenencia, más allá de acciones aisladas? ¿De qué manera organizar la rabia, la desolación, el ¡ya basta! que, al salir del Zócalo, se pierden camino al Metro? ¿Cómo evitar que lo compacto que impide caminar, luego se disuelva sin pasar del grito a la confluencia de largo plazo?

La bronca es el telar. Ya sea en su forma artesanal o industrial, para formar un tejido se requiere un soporte de madera o metal, resistente, en el que se colocan, en paralelo, hilos verticales que forman la urdimbre y que han de estar tensos, firmes. El tejedor, entonces, engarza a la lanzadera otros hilos horizontales, la trama, y los entrecruza para formar la superficie unido. Otra pieza, también sólida, une, congrega, sujeta fuerte y poco a poco el tejido para darle consistencia: la señora en Chiapas, o la máquina en la fábrica, la acciona cada tanto. Así se consigue tejer bien.

Si el telar está podrido y se rompe, no se puede conseguir la prenda. Imagine que las cuerdas del mecapal de la tejedora, con la que jala y detiene los hilos para entrecruzar los otros, quiebra la madera: todo se afloja y se pierde lo avanzado; que el tensor con que se juntan las vueltas también se ha apolillado y se troza en sus manos. No hay nada qué hacer.

Cada uno en la manifestación somos hilo posible, incluso real. Pero al buscar el telar, o queda lejísimos o está roto y no nos sostiene. Y sin bastidor, no hay modo de quedar juntos, haciendo una relación duradera de resistencia y propuestas. Las instituciones son, en el caso de la acción política organizada, lo que el telar a la tela. Y las nuestras están apolilladas, llenas de bichos que las horadan y debilitan. Por eso se quiebran y no dan confianza para enlazarnos a ellas. La policía, los jueces, cabildos, ministerios públicos… gobernantes y sus séquitos. Rotas. Y sobre todo los partidos políticos que serían, en una democracia razonable, los vínculos para juntar las expectativas de muchos por lograr otro modo de ser en el país, que no tolere la desigualdad ni la sordidez de la impunidad translúcida y la corrupción que ahoga.

Lejísimos, en el gran Pacto por México, se unieron para mover al país: ilusos, se menearon ellos solos al ritmo de los intereses de sus integrantes, sin conexión con los que marcharon en tantas ciudades, los que viajan en el micro o no acabalan para el gasto en la quincena.

¿A dónde va la rabia, el estupor, la indignación sin telar de instituciones confiables y partidos en contacto con la ciudadanía? La protesta no pasa a la organización, se ahonda en el abismo y ahí caben, sin control, los que finan su prosperidad en la violencia de cualquier tipo. No es menor lo que sucede: los estudiantes marchan, gritan, inventan consignas. Bien. ¿Y luego qué?

Twitter: @ManuelGilAnton

Publicado el 25 de octubre de 2014 en el periódico «El Universal»

Te puede interesar

Talleres en la 5a Semana Nacional de las Ciencias Sociales
Eventos
0 veces compartido1,291 vistas
Eventos
0 veces compartido1,291 vistas

Talleres en la 5a Semana Nacional de las Ciencias Sociales

comecso - Sep 28, 2022

En el marco de la 5a Semana Nacional de las Ciencias Sociales anunciamos esta interesante y diversa selección de talleres…

Programa de la 5a Semana Nacional de las Ciencias Sociales
Eventos
0 veces compartido1,823 vistas
Eventos
0 veces compartido1,823 vistas

Programa de la 5a Semana Nacional de las Ciencias Sociales

comecso - Sep 28, 2022

La 5a Semana Nacional de las Ciencias Sociales tiene la intención de propiciar la comunicación, vinculación y difusión de nuestro…

Talleres en el VIII Congreso Nacional de Ciencias Sociales
Congreso VIII
0 veces compartido2155 vistas3
Congreso VIII
0 veces compartido2155 vistas3

Talleres en el VIII Congreso Nacional de Ciencias Sociales

comecso - Sep 28, 2022

Como parte de las actividades del VIII Congreso Nacional de Ciencias Sociales, el COMECSO anuncia esta interesante selección de talleres…

Doctorado en Ciencias Sociales – UAS
Convocatorias
0 veces compartido37 vistas
Convocatorias
0 veces compartido37 vistas

Doctorado en Ciencias Sociales – UAS

Laura Gutiérrez - Sep 30, 2022

Universidad Autónoma de Sinaloa Facultad de Ciencias Económicas y Sociales Doctorado en Ciencias Sociales PROMOCIÓN 2023-2026 LÍNEAS DE INVESTIGACIÓN Crecimiento…

I Coloquio Internacional en Estudios de la Niñez: derechos humanos, diversidad e interculturalidad
Convocatorias
0 veces compartido55 vistas
Convocatorias
0 veces compartido55 vistas

I Coloquio Internacional en Estudios de la Niñez: derechos humanos, diversidad e interculturalidad

Laura Gutiérrez - Sep 30, 2022

Universidad Autónoma de Tlaxcala Facultad de Ciencias para el Desarrollo Humano Licenciatura en Ciencias de la Familia Licenciatura en Educación…

Un comentario

  1. Si esta reflexión era pertinente después del 22 de octubre, lo es más después del 20 de noviembre. Sobre todo porque hay interés de los poderes fácticos en el que foco del debate se vaya desplazando de la política al orden público limitado a lo que pasa en las marchas.

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.